Cuando te planteas objetivos, muchas veces no dimensionas el esfuerzo que debes realizar para lograrlos. El mayor peligro que enfrentas al plantearte objetivos sumamente específicos es no lograrlos y terminar frustrado.

El problema es que planificas los resultados que deseas ver, pero te olvidas de contemplar las pequeñas acciones que hacen posibles los resultados.

Esta conferencia busca mostrar a través de ejemplos cualitativos y cuantitativos, como las pequeñas transformaciones dentro de un sistema de hábitos tienen repercusión dentro de los objetivos macro. Cuando un problema grande se hace latente, no necesariamente se requiere de un ajuste mayor. En muchas ocasiones la solución se encuentra en hacer cambios pequeños en diversas partes del sistema.

A pesar de que esta charla está enfocada en empresarios que buscan mejorar la productividad de sus empresas, también puede ser muy productiva para estudiantes, ya que sembrará la noción y conciencia de los pequeños detalles. Buscamos demostrar con ejemplos que el efecto compuesto puede ser un trampolín hacia aquello que deseas lograr.

Deseo más información para llevar esta conferencia a mi empresa o evento.